lunes, julio 17, 2006

Pa quien lo entienda

Imbecil... ¿Aturdida yo? ¿Eso es lo que dices? Puto cobarde, te defiendes de tus defectos achacándomelos a mí. Pues no, yo no estoy aturdida, yo respondo a los estímulos y fíjate que hasta pienso y actúo, de manera bastante consecuente, por cierto.
Pero me arrepiento, maldita sea, porque a los 5 minutos te echo de menos y quisiera retenerte entre mis brazos y olvidar el mundo abandonada en tu pecho.
No, no estoy aturdida, sé perfectamente lo que hago, sé que quiero gritarte e insultarte para intentar despertarte, aunque también quiera despedirme con cariño y me enfade. Pero nunca me juzgues, jamás lo hagas, y si lo haces, no esperes que agache la cabeza como tú.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, chica, a veces hay que decidir cosas que no nos gustan pero no hay más remedio que seguir adelante. Tarde o temprano volvemos a sonreír.

Siddhartta dijo...

Entre el amor y el odio hay un jodido paso... y a veces, nos perdemos en ese diminuto espacio.

Anónimo dijo...

Quizá aturdida no sea la palabra que buscaba para definirte, la verdad es que es dificil encontrar una palabra para hacerlo...siempre tan inestable...

Pero en muchas ocasiones dudo que varias veces respondas correctamente a a los hechos que se te presentan.

Lo siento por judgarte de esa manera, quiza sea el sueño tal y como tu decias, pero no tenia un buen dia, aun asi se pedir disculpas y como dices tu bajar mi cabeza y mi orgullo cuando no tengo razon...tu no...son estilos distintos de lucha.

Yo tambien te hecho de menos, es el principal motivo de mi enrabietamiento...lo siento