sábado, mayo 07, 2005

Don't cry, baby, don't cry

Ya lo sé, ya me he dado cuenta. Sé que no siempre se tiene lo que se desea, que por mucho que desee estar contigo ahora y mirarte a los ojos y abrazarte, que por mucho que añore tu compañía, eso da igual. Porque no te llamaré, porque sé que no quieres que te llame, porque estoy aprendiendo a echarte de menos sin ponerme a llorar, pero aún estoy aprendiendo.

11 comentarios:

Bluesman de la triste figura dijo...

Porque quizá no merezca la pena llorar.

Use your illusion

diego dijo...

y cuesta aprender... pero dale que tú puedes

Anónimo dijo...

to tampoco lloro...al otro lado del espejo como una espectadora silenciosa de lo que está pasando
Ahora necesito volar, aunque la rabia me mate y me deseperen los nuevos vacíos que me llenan mientras se me desaloja el corazón.

(sick)

Anónimo dijo...

Hoy me pasa lo mismo, nada entiendo, pero tampoco lo llamaré, ahora no deseo vivir, llevo 5 tajos en la mano izquierda, de los 5 días que han pasado sin él, los hice en el momento en que peor me sentía del día,dicen que el dolor sana con dolor, distraerme con un corte igual me ayuda, y porlo menos es un recordatorio más para no llamarle; un día me pidió el corazón, abrí mi carne para él, y ahora me siento faenada, trasquilada, mutilada,llorando sangre, hoy quemé sus fotos y quedé con su cara hecha humo pegada en la mía, mientras veía como se evaporaba y tornaba negra tanta ilusión maldita

Steam Man dijo...

Es una aprendizaje duro... y la verdad es que ahora que yo estoy intentando pasar por ello es jodido... no sé. Queédate con que "El amor destruye, el odio alimenta". Es una buena manera de odiar, también dicen que lo que no mata te hace mas fuerte.

Quien sabe.

Uno que mira dijo...

Llorar sólo es una función fisiológica, tan natural como reír. Tan necesaria como cualquier otra de nuestras pulsiones.

Y todo está bien, si también sabes que A VECES sí se tiene lo que se desea.

Y muchas otras veces, nos gusta más el camino que la meta.

Bah. Ya sé que sabes.

Lo que no sé si sabes es que me tienes cerca. Eso no sé si lo sabes.

thyo dijo...

A veces aunque duela, aunque el alma se rompa, aunque traguemos el orgullo de nuestro deseo, aunque me inunde el diablo de la tristeza, me tengo que conformar sin oirte, sin verte, sin el leve roce de tus labios por mi cuerpo, sin el consuelo de tu sonrisa . . . . . .

Azdumat dijo...

Tienes razón, Bluesman, es muy posible que no la merezca.

Vivir es aprender D1ego, gracias por los ánimos!

Sí que es duro, Steam man, pero no es excusa para odiar, yo creo que el odio no puede traer nada weno así que a plantarle cara al destino!

Uno que llora es uno que rie, uno que mira a través de la cortina acuosa que separa a sus ojos del mundo. Riamos y lloremos juntos que a veces sí que se tiene lo que se desea y me lo demuestras si te tengo cerca aunque aún no sé dónde estás.

Thyo, a veces hemos de conformarnos arropando nuestro cuerpo entre las sábanas, soñando con el abrazo que nos falta, a veces hay que conformarse con quererse uno que ya es bastante... Gracias por un comment tan bonito.

Pleione dijo...

Lo que viene
no tiene mucho que ver con lo que se espera.
Lo que se espera
no tiene mucho que ver con lo que quieres.
Lo que puieres
no tiene mucho que ver con lo que deseas.
Lo que deseas
no tiene mucho que ver con lo que haces.
Lo que haces
no tiene mucho que ver con lo que el corazón exige.
Lo que el corazón exige
no tiene mucho que ver con lo que te piden.
Lo que te piden
no tiene mucho que ver con lo que tienes.
Lo que tienes
no tiene mucho que ver con lo que eres.
Lo que eres
no tiene mucho que ver con lo que piensas.

Los Suaves

thyo dijo...

Como tu dices, arropado entre las sabanas, miro a mi alrededor y echo de menos su presencia, como se puede echar de menos algo que nunca se ha poseido, como me puede faltar el aire sin ella, si nunca he respirado junto a ella, no te confundas no es que no me quiera a mi, sino que para quererme del todo me tiene que devolver el trozo de corazon, que un dia me robo sin que yo opusiera resistencia . . . . . no vale la pena llorar, porque mis lagrimas no me dejaran ver si ella vuelve . . . .

Bergeronnette dijo...

Y funciona? Estoy como tú, aprendiendo... Y es duro.