miércoles, octubre 08, 2008

Mentiras...

He leído que hay una persona por ahí, en algún sitio de este extenso planeta, que se ha propuesto pasar un año sin decir una sola mentira (y escribir un libro sobre ello, claro). Sinceramente, suerte. La gente no comprende la sinceridad.

Me he planteado por un momento la idea. ¿Sería mejor así? ¿Peor? ¿Igual? Me considero una persona sincera, quizás demasiado en ocasiones, pero las mentiras piadosas, las mentiras a medias... Todos mentimos en cierta medida, incluso a nosotros mismos. Yo más que mentir suelo callar, pero no soy inocente.

No sé hasta qué punto las mentiras pueden llegar a ser buenas o malas según la situación. Ni sé por qué acabo soltando todo tan de repente cuando se me acumulan las palabras que esperan por salir. No sé si soy así o lo somos todos, pero me he propuesto no mentir, ni callar cuando se me pregunte. Y no volver a decir "nada" cuando me pregunten qué es lo que me pasa. Así que advertidos quedáis, y las verdades duelen.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

... y que es la verdad y que es la mentira??
es mentira algo que se dice para no herir?? o es verdad que la mentira es siempre una verdad distorsionada??
:[

Rose Kavalah dijo...

Volverás a caer. Volverás a mentir.
Pero hay veces que es inevitable, y francamente, hasta reconfortante.

Me niego a recordarle a mi abuelo que se está muriendo

un placer

Bluesman de la triste figura dijo...

Vivir sin mentir es sencillo, lo jodido es administrar la verdad sábiamente y en los momentos adecuados. Alguien que siempre diga la verdad sin importar el lugar ni el momento es probable que acabe solo; la gente no suele llevar muy bien determinadas dósis de sinceridad a la cara.

Y sí, la soledad voluntaria es cojonuda, pero la obligada no tanto.

Supongo que la mentira es necesaria cuando la verdad es insoportable y causa sufrimiento real innecesario.