sábado, noviembre 06, 2004

Perdida de mi soledad

Todo el día en cama pero sola. No me gusta mi cama si no me aguarda compañia, desprecio mis sueños si me despiertan llorando y no vivo si no es porque estoy soñando.
Esta garganta mía se queja de que le falta el susurrarte al oído, de que no puede hablarte ni cantarte serenatas, de que apenas puede tragar la propia saliva y se desvive por sentir la tuya resbalar. Este cálido cuerpo mío muere de frío porque le faltas, porque la fiebre que lo acalora no lo abriga como tus brazos, de que la caricia de las sábanas no lo reconforta como las yemas de tus dedos. Se quejan mis ojos de no verte y se cierran para soñarte con mis labios cerrados por no intentar besarte si no estuvieras.
Me quejo de estar sola keriendo estar contigo, me kejo de tenerte porke te tengo lejos.

1 comentario:

Ramón dijo...

Pero que mona eres cuando quieres... Mi cama también te echa de menos. Cuídate esa garganta.