lunes, febrero 07, 2005

Virgen Aún

Soy virgen aún para tus manos, porque no han recorrido mi cuerpo acariciando con la yema de los dedos cada partícula de mi piel, como quisiera.
Soy virgen aún para tus labios, que no han rozado mi cuello cálido, ni mi espalda vibrante, ni mi ombligo exasperado, como quisiera.
Soy virgen aún para tus ojos, que no han podido apreciar o despreciar la mirada que se pierde entre gemidos, ni las curvas de este cuerpo carnal con que he nacido, como quisiera.
Soy virgen aún para tu ombligo, que no ha tenido el placer memorable o la indecible desgracia de unirse al mío siquiera unos segundos, como quisiera.
Soy virgen aún para tu espalda, a la que no he tenido oportunidad de agarrarme con fuerza, donde aún no he clavado mis uñas de tigresa, como quisiera.
Soy virgen aún para ti, que no has sentido mi carne y mi fuego entregados a tu alma y tu cuerpo, como yo quisiera.



Si tú quisieras...

14 comentarios:

oracle dijo...

las lágrimas a veces son el brebaje para el anclarse en una derrota, pero suavemente lo cotidiano va moldeando los ángulos hasta que los recuerdos no hieren al rozar.

Ramón dijo...

¿Cómo que quisiera? ¡Quiero, quiero! ¡Claro que quiero! ¡Sí! ¡! xD

P.D.: esto de no dormir (sic) no es bueno.

Southmac dijo...

Es precioso. Jaja, por ahí hay algún cabrón afortunado literaria y sensualmente hablando.

Lulamy Angouleme dijo...

Pues ya tarda... si señora, que se noten esas SEÑALES DE VIDA.

Uno que mira dijo...

Vaya... me has hecho llorar.

Estoy en deuda de amor contigo.
Eres tan joven... que de repente me hiere.

Y hasta que encuentre mis propias palabras para poder agradecértelo, para saldar mi deuda, hasta ese momento, te presto estas palabras que ni siquiera son mías, pero me las devuelves, que se las tengo que dar a Carlos:

Quiero tu sangre joven, que es querer
todo lo que la vida aún no ha podido hacerte.
De lo que me alimento
es de esa inútil sangre esperanzada,
de cuanto sé que ignoras hasta hoy,
y que más nos valdría que no supieses nunca.
De esa manera, por obra de tu sangre,
creo en lo que no creo, y olvido lo que sé
que te ha de suceder. Quiero esa risa
que aún no ha tenido tiempo de hacerse prudente,
de pensarse dos veces si reír
es celebrar el mundo o lamentar su estado.
Envidio el que no hayas vendido
ninguna alma al diablo, y que bailes con él
a la luz de la luna, a veces, sin conciencia.
Juego contigo, porque no sabes las reglas,
ni siquiera las de tu propio juego,
y mientras las aprendes
soy el que ya no soy desde ya no sé cuándo.
Quiero la impunidad con que te entregas
a la tarea de vivir la vida,
sin paz, sin horizonte, sin infierno,
que son el argumento de las vidas ajenas.
Viéndote hacerlo, se diría
que desconozco todo lo que conozco.

Así es tu sangre.
Ya sabes lo que busco.
Qué tristeza que el tiempo, o yo, o tú misma
tengamos que matar, en ti, toda tu sangre.


P.S. Te juro que voy a tardar en perdonarte esa hache intercalada, como una sonrisa de labios afilados, de las que duele mirar, de las que sangra al besarse.

Azdumat dijo...

Oracle, ese comentario es digno de post.

TxaNGoR, cuando akabas los exámenes por diox? xDDD

Jaja South, me alegro de q t guste. Envidia? xD

Lulamy voy a ello!!! jeje

Uno que mira, tus comentarios no tienen precio, de verdad, me enkantan. Shhh ya he kitao esa h, ultimamente cometo muchas faltas :S

Bergeronnette dijo...

Pero, pero, pero... Que es esto? Cómo se te ocurre escribir tan bien?? Me ha encantado esta manera de narrar y de sentir.
Ains, si es que eres toda una romántica!!

Amélie Poulain dijo...

"Soy virgen aún para tí, que no has sentido mi carne y mi fuego entregados a tu alma y tu cuerpo, como yo quisiera."

Muy bonito, la verdad, siempre es sorprendente visitarte.

Lo que queda de Mel. dijo...

Hombre que mira al sudeste, lo tuyo es mucho, hermano. Me giro un instante y te encuentro debelando Isis desveladas. Si supieran ellas cuán largo es el tallo del voyeur y cuán breve su breve espina... xD

Naia dijo...

Y que maravillosa sensación el de entregarse en besos y caricias por primera vez a él, partiendo de la nada y asi ambos comenzar a conoceros... y pese al paso del tiempo, siempre deberíamos dejarnos descubrir como la primera vez.

Creo que en eso "desconocido" en explorar cuerpos vírgenes para nosotros, es don arranza la pasión.

Precioso!

Si él quisiera...

La caja de Pandora dijo...

Azdumat, precioso texto. Somos vírgenes para tantas cosas... tanto por descubrir y tanto que nunca descubriremos, por desgracia.

PD: El carboncillo es tuyo?

Besos

Dora

Azdumat dijo...

Shhh Galatea no lo digas muy alto q me gusta ir de dura jejeje Muchas gracias, eres un encanto.

Mmm asi q sorprendo... Genial! jeje

Uy uy uy Melmoth ahi hay algo personal???

Naia, no se lo digas a nadie pero hoy soy un pokitin menos virgen para el. Mira tú q lo mismo kiere xD

Dora, pero si supieramos q podemos descubrir todo no sería igual, donde quedaría el misterio?
La imagen no la he hecho yo, de todos modos es dibujo por ordenador, aunke es bien posible q se digitalizara a partir de un carboncillo.

Elisabeta dijo...

Nuestro ser renace en cada nueva relación quizás porque el deseo jamás vuelve a ser igual,todo lo que vivimos es nuevo.Buenas noches

Azdumat dijo...

Joder q movida de comments nuevos... jaja
Yo solo keria decirte, Elisabeta que en eso creo que tienes toda la razón, nuevos amores, nuevas pasiones... energías renovadas xD
Encantada de verte por akí ;)